Temas » Desnutrición Hospitalaria » La carga económica de la desnutrición hospitalaria y el costo-beneficio de la nutrición parenteral suplementaria en pacientes críticos en América Latina Correia et al. J Med Econ. 2018

La carga económica de la desnutrición hospitalaria y el costo-beneficio de la nutrición parenteral suplementaria en pacientes críticos en América Latina Correia et al. J Med Econ. 2018

Artículo del sitio web basado en el siguiente documento:

La carga económica de la desnutrición hospitalaria y el costo-beneficio de la nutrición parenteral suplementaria en pacientes críticos en América Latina

Correia et al. J Med Econ. 2018

La carga económica de la desnutrición hospitalaria en América Latina

La desnutrición hospitalaria (DNH) es un problema que se pasa por alto en los pacientes de hospitales en todo el mundo. 1,2   Solo en América Latina, hasta el 60% de los pacientes están desnutridos al ingreso hospitalario3. Con frecuencia, el tratamiento de estos pacientes se centra en la enfermedad en sí, mientras que la terapia nutricional sigue siendo una prioridad baja. Como resultado, el estado nutricional del paciente se deteriora, lo que ralentiza la recuperación y aumenta la duración de la estancia hospitalaria, la morbilidad y la mortalidad.1 El hecho de no proporcionar una terapia nutricional adecuada pone al paciente en riesgo y aumenta el uso de recursos de atención médica.

Un estudio publicado recientemente por Correia y colaboradores 4 sugiere que esto representa una tremenda carga financiera para el sistema de salud. El estudio estima que el costo de las complicaciones relacionadas con la desnutrición hospitalaria en ocho países de América Latina asciende a $10.2 billones cada año, lo que representa el 3% del gasto total en salud de estos países. Además, se demostró que los pacientes adultos críticamente enfermos representan una parte desproporcionada de los costos, con un promedio de 6.5 veces más altos los costos relacionados con la desnutrición en comparación con los pacientes en salas médicas.4

Cuando está indicada la nutrición clínica, se recomienda la nutrición enteral (NE) para tratar o prevenir la desnutrición en pacientes de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) que no pueden ingerir alimentos normales en el hospital.5,6 Sin embargo, la NE sola a menudo no proporciona suficiente energía y nutrientes y, en consecuencia, los objetivos nutricionales a menudo no se alcanzan. En América Latina, se demostró que el 40% de los pacientes de la UCI no alcanzan sus necesidades energéticas diarias con la NE. La infusión de nutrición intravenosa adicional, llamada nutrición parenteral suplementaria (SPN, por sus siglas en inglés), es una forma de mejorar el suministro de energía y proteínas.7 En pacientes con provisión insuficiente de NE, la SPN puede influir positivamente en la duración de la estancia hospitalaria y la tasa de complicaciones infecciosas.8

 Correia et al. investigó el uso de SPN en pacientes latinoamericanos con ingesta inadecuada de NE y descubrió que, en promedio, la SPN puede reducir los costos en $ 194.5 por paciente.4 En total, estos ahorros ascienden a $ 10.2 millones de ahorros potenciales cada año. La reducción de costos se realizó por la menor necesidad de terapia antimicrobiana y la duración más corta de la estadía en la UCI y la sala médica. Por lo tanto, la SPN muestra un gran potencial para reducir los costos relacionados con la desnutrición en pacientes adultos críticamente enfermos que no reciben el apoyo nutricional adecuado solamente a través de la NE.

 

En resumen, el estudio encontró que la DNH impone una carga económica sustancial a los países latinoamericanos. La nutrición parenteral suplementaria (SPN) se puede aprovechar para mejorar el estado nutricional del paciente y los resultados clínicos entre los pacientes hospitalizados. Además, se pueden lograr ahorros significativos en los costos a través de la adopción de SPN como una estrategia terapéutica en pacientes críticamente enfermos que no reciben una ingesta adecuada de nutrientes a través de la NE. 4

 

Para mayor información, consulta el estudio complete aquí: https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/13696998.2018.1500371

Literature Cited

  1. Norman K, Pichard C, Lochs H, Pirlich M. Prognostic impact of disease-related malnutriti Clin Nutr 2008; 27(1):5–15.
  2. Konturek PC, Hermann HJ, Schink K, Neurath MF, Zopf Y. Malnutrition in Hospitals: It Was, Is Now, and Must Not Remain a Problem! Med Sci Monit. 2015; 21: 2969–75.
  3. Correia MITD, Perman MI, Waitzberg DL. Hospital malnutrition in Latin America: A systematic review. Clin Nutr 2017; 36(4):958–67.
  4. Correia MITD, Perman MI, Pradelli L, Omaralsaleh AJ, Waitzberg DL. Economic burden of hospital malnutrition and the cost-benefit of supplemental parenteral nutrition in critically ill patients in Latin America. J Med Econ 2018:1–10.
  5. McClave SA, Taylor BE, Martindale RG, et al. Guidelines for the Provision and Assessment of Nutrition Support Therapy in the Adult Critically Ill Patient: Society of Critical Care Medicine (SCCM) and American Society for Parenteral and Enteral Nutrition (ASPEN). JPEN J Parenter Enteral Nutr. 2016;40(2):159-211.
  6. Singer P, Blaser AR, Berger MM, et al. ESPEN guideline on clinical nutrition in the intensive care unit. Clin Nutr. 2018 Sep 29. pii: S0261-5614(18)32432-4.
  7. Vallejo KP, Martínez CM, Matos Adames AA, et al. Current clinical nutrition practices in critically ill patients in Latin America: A multinational observational study. Crit Care 2017; 21(1):227.
  8. Pradelli L, Graf S, Pichard C, Berger MM. Supplemental parenteral nutrition in intensive care patients: A cost saving strategy. Clin Nutr 2018; 37(2):573–9.

A continuación ,conozca el video creativo para comprender todas las consecuencias de la Desnutrición Relacionada con la Enfermedad.

 

Descubra aquí el Poster Completo sobre la Desnutrición Relacionada con la Enfermedad

1721_FK_LAM_Infographic_ES